Feb 292012
 

dsc_8591_1En Delhi, en el patio de la mezquita Kuwat UI Islam, que se encuentra  al lado del conjunto monumental de Qutab Minar, se eleva una columna de hierro que fue erigida en el año 400 d.C. por el rey Chandra Varman en honor de dios Vishnu y desde entonces se conserva intacta, sin rastro alguno de oxidación.

Kuwat UI Islam fue construida en el año 1193, aunque la columna fue colocada en el lugar actual algo más tarde, hacia el siglo V, aunque según se deduce de la leyenda en sánscrito que aparece grabada sobre la misma, podría proceder de otro lugar.

Nos contaba nuestro guía que  la mezquita de Quwwat-ul-Islam, fué  la primera que se construyó en la India,  y una inscripción sobre su puerta oriental nos informa que fue edificada a partir de restos procedentes de la demolición de 27 templos hindúes antiguos.

Los conquistadores musulmanes demolieron 27 templos hindúes y jainistas que se encontraban en los alrededores y utilizaron fragmentos de ellos para la construcción de la mezquita. Según parece tan solo respetaron el pilar de hierro.

A los expertos en metalurgia, siempre les ha intrigado la perfecta conservación del monolito de casi siete metros de altura, construido en hierro de gran pureza y forjado de tal manera que, a lo largo de los siglos, ha evitado la corrosión.

Estudios realizados en el 2002 por ingenieros metalúrgicos del Instituto Indio de Tecnología de Kanpur descubrieron que durante los tres años siguientes al forjado de la columna se formó una fina capa de “misawite” compuesto de hierro, oxígeno e hidrógeno, que protege el pilar del hollín. La protección se formó por catálisis, gracias a la elevada concentración de fósforo que posee el hierro de la la misma.

El secreto de la aleación reside por tanto en la inusitada proporción de fósforo que contiene. El hierro actual posee un 0,005% de fósforo, mientras que el material de esta columna contiene un 0,25%. De esta manera, el fósforo crea una película capaz de quemar el oxígeno exterior y proteger el conjunto de la corrosión y los estragos del tiempo. El hierro así tratado es más resistente y duradero.

La columna pesa más de seis toneladas; lo que resulta curioso es que en Europa no pudo haberse construido ni una sola pieza de un tamaño similar hasta finales del siglo XIX.

Hay quien añade más misterio al asegurar que es una especie de iceberg férreo, del que sólo se ve una tercera parte. Dicen que, en realidad, no tiene 7 sino 18 metros de altura y un diámetro de 41 centímetros en la base y de 30 en la cima. La columna visible no sobresale del suelo más que 6’60 metros. Se podría decir que está “férreamente” asentada al terreno. Tal vez eso justifique la inscripción profética que tiene en su base: mientras  yo me sostengo, se sostendrá el reino hindú.

 Posted by at 20:28